martes, 17 de agosto de 2010

DOBLEEFECTO



A veces prorrumpo despacio
Y el espacio me crea de forma oscilante.


Al entrar, salir me urge.
Al morir, nacer me urge.


El camino de la inmortalidad perpetua
Está al final del trayecto ovárico,
Al final de la resbaladera de esencias.
Está donde pernocta mi mano cuando
Agradece el milagro.

Leo Salas Z.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esplendido.. hermoso!
:D


el contraste y la simplicidad acogen..

leo dijo...

me gustan contrastar
:) gracias